sábado, 23 de febrero de 2008

Cárceles

Llevaba tanto tiempo dentro del globo que, cuando se deshizo el nudo, el aire no supo salir...

Niñocactus

8 comentarios:

Anónimo dijo...

A veces el aire se hace espeso y cobra la densidad de la piedra por tenerlo tanto tiempo encerrado pero si presionas un poquito en el centro, allí donde más se acumula,verás como empieza a salir y a cada nuevo empujón se sentirá más ligero que nunca.
Ana COR

Rayuela dijo...

La contensión puede tener efectos devastadores.

Rayuela dijo...

Si vi la película, es magistral, como todo lo que hace Eliseo Subiela.
Saludos

aitana dijo...

así son los efectos de la inercia y del amor, que es ciego, como bien dice el refrán. Y un día te deshacen el nudo de la puerta, una sutil invitación a que te largues, y ese miedo al cambio, y ese falso sentirse cómodo, y esa inercia de columpio que siempre regresa pero ya no divierte, y esos restos, el poso del amor que se descafeinó, te continúan cegando. Pero no: un día se cae la venda de los ojos, la máscara de la cara, el picaporte, la puerta entera; un día se cae todo y es desde ahí que uno se vuelve a levantar, y casi sin darse cuenta deja atrás el nudo, y el agudo quejido del globo, deshinchado, saliedo disparado en dirección contraria, casi casi es música para los oídos.

Qué bonito mini cuento.

Ning0 dijo...

M U Y bonito

cuentonuevo dijo...

Ana - gracias por apretar un poquito cuando yo no me atrevo. Qué bueno volver a estar cerquita...
Rayuela - ¿y las veces que somos nosotros el globo?
Aitana - jo, me siento chiquitito con tan gran comentario... A veces se clava el hilo del aire cuando sale gritando, otras suena a desahogo bffffbbbfff. A ver si escribo un café para encontrarnos.
Ning0 - jeje, gracias por seguir leyendo. Y la de cuentos que debes tener tú guardados, al menos historias unas cuantas...
Abrazos en Mi menor

aitana dijo...

(con cafeína, por favor)

M dijo...

precioso, como todos...
un abrazo