jueves, 21 de febrero de 2008

Ardexe durmiendo

2 comentarios:

Jill dijo...

Y como pequeñas ráfagas de vaho las estrellas nacían del aliento de sus sueños

cuentonuevo dijo...

Qué bonito el cuentecillo, el dibujo y el comentario... mmmm...
Niñocactus