lunes, 22 de enero de 2007

Encontró su número de móvil apuntado en una servilleta. Habían pasado semanas. El destino, pensó. Llamó. El teléfono estaba dado de baja.

Niñocactus

3 comentarios:

niña luna dijo...

conclusiones? vida salvaje!!
podria escribir aqui mi primer microcuento pero no os quiero quitar protagonismo, =)
teneis muchos más asi que a escribirlos todos! y enhorabuena por la pagina!
niña-luna

pd: para los amigos de juan: yo tampoco hago reflexiones pero aqui me teneis!

Ning1 dijo...

¡¡Muchas gracias niña luna!! Aunque nos hubiera gustado inaugurar tus microcuentos ;)

Ana dijo...

Pero cómo que Niña luna. A quién más le has puesto ese nombre Al?