jueves, 19 de marzo de 2009

La luz

La que siempre lucía antes de que los bombardeos acabasen con él; la que, generación tras generación, había devuelto a los marineros a tierra, a los brazos de sus mujeres y amantes... La luz que recordaba dónde hallar el pueblo cuando la noche convertía la mar en un abismo.

Dicen las mujeres que, desde que destruyeron el faro, ningún hombre de la aldea volvió a enamorarse por temor a no encontrar un día el camino de vuelta. Las relaciones se volvieron mecánicas, aprendidas, con el cariño justo para vivir cómodos sin echar de menos... Y nadie se quejaba porque así tenía que ser. Ni siquiera Carmen, que en silencio encendía cada noche una tea en su ventana.


Niñocactus

13 comentarios:

Atenea dijo...

Sobrecogedor y triste, no dejar llevarse por los sentimientos y ser tan racional.

Besos

MONICA dijo...

Emotivo post. Un abrazo. Me encantó leerte.

Arha dijo...

y habemos mujeres en busca de amores
en vez de arremangarnos las polleras
y reconstruir de una buena vez
todos los faros

qué error

Djantibi dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Djantibi dijo...

hola niñocactus...por fin me atreví a escribir por estos lares...muahs desde la coro...el sol todo lo cura no?

Pepe del Montgó dijo...

Siempre me han fascinado los faros con sus luces. De pequeño aprendi a contar en un faro "uno, dos, tres, cuatro y descanso" Saludos

:: Carla Irusta :: dijo...

Lo malo de encontrar un blog lleno de palavras ordenadas de forma genial, és que una se queda con ganas de más...

Para el cuento de "Buendía..." és mejor que traigas paraguas, porque por allí no hay muuucho de primavera.

saludos!

el fantasma dijo...

has encontrado el origen!!
o_O
Las guerras acaban con todo, lo estropean todo, lo dejan todo en "bueeeeno, si tiene que ser así...".

Yo amo los Faros.
:)

Dara Scully dijo...

¿Y por qué a nadie se le ocurrió arreglar la luz del faro?




un miau, niñocactus :)

Aurora Cascudo dijo...

Es increible que tan pocas palabras, bien colocadas y con una idea concreta..nos traigan tantas imágenes a la cabeza..el faro..realmente sería duro-durísimo vivir sin luz, pero bueno...a todo se acostumbra uno!no?

:)

un bicazoooo

Gonzalo dijo...

Enhorabuena por tu Relato; también yo participo en el Concurso y ha sido un gustazo haberte encontrado así, de casualidad; mucha suerte en los próximos! yo pasaré para seguir leyendote.
Un saludo.

Jacinto Deleble Garea dijo...

***






Excelente relato. Me recordó un poema de Gloria Fuertes. Seguramente no son éstas las palabras exactas. Yo lo recuerdo así:

"Es el destino de la mujer
perderse en el mar
y que de las embravecidas aguas
la rescate el hermoso marinero,
y volver en sus brazos
de otro modo
a naufragar"







***

NiñoCactus dijo...

Atenea: triste pero con una esperanza hecha de luz de vela. Un beso de pábilo.

Mónica: sólo por crear una pequeña emoción (aunque sea pequeña) ya estoy contentísimo. Gracias.

Arha: la solución está en trabajar sin arremangarse... Que sea un trabajo de todos.

Djantibi: tu sonrisa y tus abrazos sí que lo curan todo mi niña. Me alegra que te hayas atrevido... Un besote de té

Pepe: también yo estoy fascinado por los faros y sus ráfagas de luz... Que suerte tener un recuerdo como el suyo al pie de un faro.

Carla: sin paraguas, yo quiero empaparme de su cuento. A ver si nos regala otro pedacito.

Fantasmita: un abrazo de Paz que espero que sea la meta.

Dara: ¿porque era demasiado obvio? La mitad de las veces no nos enteramos desde dentro. Otro miau para usted.

Aurora: Gracias (sonrojado). Ojalá no tengamos que acostumbrarnos nunca.

Gonzalo: Gracias, es todo un reto lo de crear cada semana una historia a partir de una frase. Todo un ejercicio para la imaginación.

Jacinto: maravillosa Gloria Fuertes, como siempre...

Y besos y abrazos a todos y a todas