jueves, 17 de febrero de 2011

La esencia

Desde que tengo turno de noche apenas coincidimos en casa. Al principio me esperabas para desayunar, y buscábamos la manera de estar juntos lo máximo posible. Pero paulatinamente se ha ido haciendo más complicado, y hace varias semanas que ni nos vemos. Yo aprovecho, al llegar, para acurrucarme en la cama y recoger tu olor antes de que se desvanezca. Permanezco quieto, con los ojos cerrados, aprisionando lo que me queda de ti. Después del sueño, arreglo la casa, preparo la comida, salgo a correr, y antes de marchar de nuevo al trabajo, no olvido rociar la almohada con tu perfume.

NiñoCactus

16 comentarios:

Sara Carmona Artés dijo...

ainsssss

Baizabal dijo...

Genial, me parece una maravilla, ese final es un acierto, libraste magistralmente lo peligroso del final sorpresa. Cautivador.

Un admirado abrazo.

Torcuato dijo...

Precioso micro, pero lo mejor no es eso. El final es tristemente sorprendente.
Felicidades
Un saludo

su dijo...

Así jamás perdería la esencia. Hoy te dejo suspiros después de leerte.
Un abrazo NiñoCactus.

Patricia dijo...

A través de Baizabal he llegado a tu blog. Me encantó este micro, espero que no te moleste haya puesto mi enlace.

Un abrazo.

Anita Dinamita dijo...

Desde el principio pensé que era como la película "Café de noche" (muy recomendable) pero el final es magistral, precioso, triste, de suspiro.
Abrazos

Rosa dijo...

Que melancólico,una pequeña joya.

No Comments dijo...

Al menos queda el recuerdo y el perfume. Melancolía pura y dura.

Un saludo indio

Elchiado dijo...

me lo estaba oliendo...


¡¡¡¡es brooooma!!!!, como siempre, un derroche de sensibilidad, ¿será esa su esencia?

Un abrazo

Aurora dijo...

Ufff... Tenía usted razón. Por aquí no hace falta excavar mucho para encontrar tesoros.

Rosio dijo...

Que bonito!

Mónica dijo...

¡¡Que ternura y belleza!, me alegra volver y leerte. Un abrazo y disculpa mi ausencia

NiñoCactus dijo...

Mil gracias por sus comentarios, por los suspiros, por los tesoros, por los reencuentros, por la cercanía, por las recomendaciones, por los mares inciertos llegando a esta playa, por los silencios... Por dejar un poquito de su olor en este blog.
Besos y abrazos y sonrisas

Manuel dijo...

Me quedo con el profundo olor y fragancia de tu perdurable perfume final.
Un cordial saludo. Manuel.

Anónimo dijo...

Muy bueno este micro, me recuerda a un día cualquiera,
de tiempos no muy lejanos…
Un saludo
Isabel

Puri dijo...

Es genial, yo le hubiera seleccionado. Está cargado de malancolía y de ternura, al leerlo no queremos perder ese perfume del amor...