sábado, 5 de julio de 2008

Toda una Vida

Vivió toda su vida en aquellos tres meses. Cuando acabaron preparó una pequeña maleta con lo imprescindible y marchó a la orilla del mar. Ahora sonríe mientras espera.

Niñocactus

7 comentarios:

aitana dijo...

¿qué espera? ¿otra vida?

Jill dijo...

Pero... aunque esté satisfecho por esos tres meses como si contuvieran los frutos de toda una vida... ¿Por qué esperar la muerte? T_T

cuentonuevo dijo...

Sabe esperar, aguarda que la marea fluya
—así en la costa un barco— sin que al partir te inquiete.
Todo el que aguarda sabe que la victoria es suya;
porque la vida es larga y el arte es un juguete.

Y si la vida es corta y no llega la mar a tu galera,
aguarda sin partir y siempre espera,
que el arte es largo y, además, no importa.

Antonio Machado

¿Cuántas vidas entran en una vida? ¿Cuántas muertes? ¿Cuántas se puede volver a vivir?
In dubito pro beso
Niñocactus

aitana dijo...

No sé cuántas vidas, pero sí sé que son muchas las muertes que caben en una vida.

Besos en los pinchos.

María W. dijo...

Uy. Sorpresa. Vale la curiosidad... desde el blog de Aitana llegué.
¡Una delicia! Y con premio extra, el poema de Machado que.... no conocía.

vertigoazul dijo...

Niño, niño.... comparto lo que dijo Aitana sobre la cantidad de muertes que contiene una vida... La mía ya tiene una al menos, y cómo y cuánto ha dolido! (Voy a ir a La llorería que abrieron un post más arriba.)
Lo saludo y le aviso que ha sido citado en mi vértigo como imprescindible pensador contemporáneo.
A su salud!
J.

cuentonuevo dijo...

Aitana: a veces es necesario morir para nacer de nuevo... Los besos en los pinchos me ponen la piel de erizo ;P Besos de Camafeo.

Maria W: gracias, gracias... Para mí ha sido (y será) una delicia sumergirme en tus dibujos. Estoy encantadísimo con el diseño de las puertas de baño para Niñocactus y Niñacactus jeje. Necesario para el alma visitar tu blog, precioso el sol entrando de puntillas por la ventana... Bueno, toooodo lindísimo. Besos de hojas secas.

Vértigoazul: Imprescindible su cita sobre el Principio del Vértigo. A mí a veces me lo produce mirar hacia adentro más que mirar hacia afuera... Su comentario me ha sonrojado los pinchos. Besos de biodramina.

Niñocactus