jueves, 31 de julio de 2008

Soluciones II

Se había torcido la semana. Frunció el ceño. Lo desfrunció. Inclinó la cabeza a la derecha, la cadera hacia atrás y abrió un poco más las piernas. Todo era encontrar el nuevo equilibrio.

Niñocactus

4 comentarios:

Mamaliga dijo...

Oye, que cuentos tan bonitos y evocadores! Me pasare por aqui a menudo! Saludos

Lunática dijo...

Me encanta! Decir mucho con pocas palabras es todo un arte.
Un beso lunático!

vertigoazul dijo...

Ay, Niñocactus... si todo fuese tan fácil como lo explicas!... Este fin de semana voy a practicar esta solución para mi desequilibrio...
Abrazo
J.

Anónimo dijo...

niño cactus por aqui se tuerce la semana cada semana!! tengo que mantener el equilibrio para no caerme de la postura que tengo ya!! resistencia!! un besote de vida salvaje