lunes, 21 de julio de 2008

Cuentos menguantes

Pasada la luna llena sólo me quedó un cuento menguante para acercarme a ti cada noche.

Niñocactus

10 comentarios:

vertigoazul dijo...

Vine a escuchar tu cuento de esta noche...
Se supende por lluvia?
J.

aitana dijo...

Y yo me pregunto: ¿cuántas noches dura un cuento menguante?...

La ventaja de los cuentos menguantes es que conformen decrecen te acercan.
Cada noche más corto.
Cada noche más cerca.

Anónimo dijo...

..y...??? (otra vez sin palabras!!!); pues eso,que un SUSPIRO!!
Besiñooooos

belula dijo...

Ummm...bonitas palabras!. Por cierto, ahora que veo el nombre...yo dibujé una niña cactus....jejejeje
http://belula-vanessa.blogspot.com/2008/02/pero-cactus-con-color.html

Ning0 dijo...

¡Se despista uno y cuando se vuelve a ubicar han pasado ya 16 cuento-maravillas!

Muy agradecido por vuestras historia

una chica cualquiera dijo...

breve, preciso, precioso...
saludos!

Arha dijo...

Un cuento que mengua promete luna nueva

volveré por esa promesa

cuentonuevo dijo...

Vértigo: a veces la lluvia es el elemento fundamental (tendré que acabar el cuento del Loco)... Qué llueva lo que quiera, y cuevas y pajaritos y nubes... Sigo tu sendero de palabras...

Aitana: y al final quedan en un susurro al oído mientras duermes... Y sin saberlo sonríes... Gracias (Ya estoy pensando en las cosas que mandarte en la carta pero me falta Ramona la mona que está en casa de mis papis)

Silvia: ainsss esos besiños dulces.. Feliz Cumple...

Belula: gracias, ya tengo una amiga niñacactus... Precioso tu blog...

Ning0: uy, ya estaba yo preocupadillo por tu ausencia, jeje. Pero Ning1 me tiene informado... Un abrazote.

Una Chica Cualquiera: después de leerte siento decirte que eres más bien especial...

Arha:promesa concedida... Un guiño y mil sonrisas..

Cecilia Varela dijo...

Pasado el cuento menguante nos iba quedando el cielo para esperar un nuevo cuento creciente

cuentonuevo dijo...

"Y con la luna nueva, un cuento sin palabras"... Me llegó el epílogo de Oli al móvil... Jeje

Cecilia, en seguidita un cuento creciente... Besos de nubes blancas

Niñocactus