jueves, 23 de febrero de 2012

Pérdidas

Se dibuja una sonrisa mellada que disimula tapándose la boca con la mano. Pero la izquierda, porque en la derecha también le falta un dedo. Por eso la lleva siempre guardada en el bolsillo. Intenta que no se note todo lo que la vida le ha arrebatado, sin embargo son ya demasiadas cosas. La herida de un disparo le gangrenó la pierna izquierda. Una coz le hizo perder el riñón derecho. Tantas cicatrices dibujan el mapa de su historia. Pero sonríe, se tapa la boca con la mano, y sigue entregando su corazón como si no se lo hubiesen arrancado nunca.

NiñoCactus

8 comentarios:

Enmascarado dijo...

A veces la vida da tantas tortas que la sonrisa la tiene que buscar uno mismo, aunque sea mellada. Otros sin embargo lo tienen todo menos la felicidad.
Saludos

Citizen_0 dijo...

El corazón es lo que más veces se arranca, pero inexplicablemente sigue en su lugar. Como siempre, destila ternura entre frase y frase.

Un saludo.

Luisa Hurtado González dijo...

Inasequible al desaliento pero vivo, dispuesto a volcarse y darlo todo, o al menos el corazón. Personaje genial para un micro bien escrito. Me gustó.
Un beso, Luisa.

Aurora Ruá dijo...

¡Qué músculo más terco! Me gusta el relato, Niño, aún no está todo perdido.

ines vilpi dijo...

Bravo por ese corazón intacto.
Y esa mano en la boca.... me encanta.
Felicidades

Elysa dijo...

Este es de los míos, a pesar de las cicatrices, todavvía sonríe y es capaz de entregar el corazón.
Precioso.

Besitos

Rosa dijo...

El corazón es una planta extraña, se empeñan en arrancarlo del pecho una y otra vez y el terco se agarra a la vida floreciendo...

Besos desde el aire

Miguelángel Flores dijo...

Estoy seguro de haber comentado aquí.
Dibujas un personaje entrañable, de los despiertan una ternura muy grande.
Un abrazo.