sábado, 18 de octubre de 2008

El tercer botón (Cuarta parte)

El último botón apareció cuando Marisol enfermó de gravedad a los 40 años. Tuvieron que trasladarla al sanatorio de la capital. Todo comenzó con fiebre y unas manchas oscuras en el pie. En pocas horas comenzaron a ascender por la pierna. “Su mujer se encuentra en una situación muy delicada”, le dijeron los médicos, “no podemos darle demasiadas esperanzas”. En ese momento Manuel, el Gallo, comenzó a vomitar: primero comida, luego bilis y, tras varios minutos, un botón. Tardó otros pocos minutos en ponerse en pie debido a la debilidad que le había quedado. Tembloroso se aproximó hasta la cama a la que le habían prohibido acercarse por riesgo de contagio. Le dio un beso y le puso el botón en la boca. Ella, con una pequeña convulsión, se lo tragó. El sudor fue cesando poco a poco y las manchas pararon en el muslo. Hubo que amputarle la pierna izquierda pero se salvó.

Niñocactus

1 comentario:

Sara, la nómada paranoica xD dijo...

jodo, esto acabando comoe l rosario de la aurora, me va a dar el dia, ke trabajo esta nocheeeeeeee