jueves, 19 de junio de 2008

Palabras

Él no lo sabía pero allí, escondidas en el libro, aguardaban las palabras que le diría la primera vez que la viese. Y después de aquellas, todas las demás, siempre nuevas, a ratos inventadas con guiños y besos... Y él, ingenuo, sin saberlo al comenzar... "¿Encontraría a la Maga?"

Niñocactus

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Aayyy, RAYUELA...?!!!
Como siempre, me encantas.
Besiños desde tierras coruñesas!!

aitana dijo...

el día que la encuentres (a la Maga, digo), no dejes de avisarme... tenemos una cita pendiente, ella y yo, para ir a tirar paraguas al Sena desde todos los puetes de París.

aitana dijo...

(puentes, digo)

Alberto dijo...

La encontrará...
el relato siempre debe continuar.

Abrazos.

depeapa dijo...

Este fragmento me recuerda a Oceano Mar de Alessandro Baricco.

Todas las cartas de amor que tenía guardadas para el día en el que llegase la que sería la mujer...

de su vida.