martes, 20 de marzo de 2007

Quería el niño, de lejos, poder abrazar al sol
y lo esperó por la noche sentado sobre el colchón.
Mientras el alba llegaba, la luna al niño acunó;
así se quedó dormido y su sueño lo alcanzó.

Niñocactus

5 comentarios:

Anónimo dijo...

¿y si eres mayor, y lo que quieres es abrazar la luna? solo que cuando llega la noche, inmensos nubarrones cubren el cielo y por más que la espero no la veo.
Me sigue fascinando vuestra página.
avedelcampo

Ana dijo...

Voy a dejar algún mensajillo para que los niños reciban el aliento necesario para seguir mandando cuentos. Me encantan. Besotes

rojo dijo...

mmmmmmmmmm, qué bonito, un blog de cuentos con lo que a mi me gustan los cuentos...os leo atentamente!!! besos

Babayaga dijo...

...Y la vida tampoco la entiendo y aún así estoy enamorada de tanta belleza. Porque aún sin entender, entiendo. Entiendo porque siento.
No dejes nunca de preguntar... porque aunque no entienda nada, a ti... te entiendo.

Nacho Gallego dijo...

Aquí con la Olga de Salamanca que me ha mostrado vuestro blog. Genial!!!