lunes, 22 de octubre de 2012

La desnudez de los árboles

Descubrí que el frío, guarecido durante el verano entre las hojas de los árboles, migra en otoño hasta el interior de los hombres.
Dónde acabe ese jirón helado depende del azar. Si se clava en la garganta, las palabras saldrán cortantes, por mucho calor que les insuflemos. Y si se esconde bajo los párpados, lloraremos ventiscas. Puede refugiarse entre los dedos, llenando de escarcha cada caricia; o en los pies, haciendo resbaladizo cualquier paso a dar.
Pero, por mucho que se prolongue el invierno, siempre habrá una primavera llena de hojas para acoger de nuevo al frío.

NiñoCactus

14 comentarios:

Ángeles Sánchez dijo...

Precioso...

David Moreno (No Comments) dijo...

Bonita la frase final.

Un saludo indio
Mitakuye oyasin

Noctiluca dijo...

soberbia belleza, como siempre, he analizado el texto minuciosamente: no sobra nada, no falta nada. me recordó a una frase que escribí no hace demasiado tiempo en mi rincón anaranjado: Otoño es también primavera en algún lugar que quizá desconocemos

le dejo un abrazo de hojas secas

Aurora Ruá dijo...

Muy bonito.
Falta menos para la primavera, seguro.

telmo dijo...

Ahora debería ser temporada de abrazos

Miguelángel Flores dijo...

Qué buenas imagenes, qué gran idea: el frío huye hacia el interior de los hombres... Sé de algunos que se les quedó perpetuo dentro... Muy bueno, NiñoC.

Un abrazo.

Susana Camps dijo...

Suscribo totalmente las palabras de Miguelángel. Me gusta. Con tu permiso, comparto.
Abrazos

Anita Dinamita dijo...

Una maravilla!!! Sin embargo tus palabras guardan el calor del verano ¿donde lo escondes?
Un abrazo

P.S.N. dijo...

Me sumo a las palabras de Miguelángel y de Susana.

Algunos llevan demasiado invierno en las venas.

Un saludo,

Ester dijo...

A mi me gusta el invierno, y un poco mas el otoño, tus palabras me prometen un primavera que recogerá el frío otra vez, apoyándome en tu promesa espero alborozada la primavera.
Saltos y brincos

Puck dijo...

Yo también me quedo con esa frase final. Me encanta
saludillos

Verito dijo...

La primavera no nace sino del despojo de todo lo viejo...algo asi decía un poema de no recuerdo quien...lo recorde ante estas letras. La primavera nos hace morir y renacer, ir de funeral en funeral, haciendo carnavales con las flores.

Saludos

Jessie dijo...

Somos tan vulnerables al frío... Es un texto maravilloso

Puri dijo...

Que bonito, ese frío que se nos mete por todo, espero que este año no me haga llorar. Lo bueno es que como tú dices, siempre llega la primavera. Siempre hay mucha poesía en tus cuentos.
Besos