martes, 31 de mayo de 2011

El funcionamiento de los besos

La besé cuando se encontraba dormida y permaneció dormida. La besé cuando estaba despierta y permaneció despierta. Probé a besarla al sonreír o al llorar, y siguió igual de luminosa o llena de lágrimas. Entonces, probé a no besarla y desapareció.

NiñoCactus

16 comentarios:

Rosa dijo...

Qué tendrán los besos que si no los tienes los hechas de menos...Pero si tienes muchos, no los sueles apreciar.

Niño Cactus siempre te leo con gusto, me haces soñar.

Saludos desde el aire.

Torcuato dijo...

Gran belleza en este micro. Me ha gustado mucho, NiñoCactus.
Un abrazo.

montse dijo...

Está claro que funcionaban.

anis dijo...

madre mía...

Cursos de Community Manager dijo...

Un blog precioso, lleno de textos maravillosos.
Un saludo niño cactus :)

MJ dijo...

Se percibe gran sensibilidad en tus textos. Me gusta tu forma de escribir.

Saludos.

shana rey dijo...

joder, es precioso

depropio dijo...

Es chulísimo. Y además una verdad como un templo...

Puck dijo...

Me encanta el micro pero, te confieso, que me ha atrabado el título, me parece redondo. Felicidades
Saludillos

Elchiado dijo...

Sólo usted para poder explicarnos algo tan sencillamente complejo.

Y aún así tengo dudas... Un abrazo

Juanlu (Luiyi) dijo...

Besos...no desaparezcas!

Lunática dijo...

Es precioso, como un beso...

Gracias por visitar mi blog.
Yo siempre regreso a este... a por más besos...

Saludos,

A.

su dijo...

Si es que no se puede dejar de darlos... voy a mandarte unos cuantos jajaja. ¡Ahí van!.
Precioso, como siempre.

Anita Dinamita dijo...

Precioso, de verdad... por si acaso no me beses no sea que luego desaparezcas tu ;)

Puri dijo...

Creemos que no sirven de nada los besos, pero no es así... Yo te mando también muchos besos para que no desaparezcas.

Gingerale dijo...

una joya