jueves, 6 de enero de 2011

Dando Luz

Una tarde, durante uno de sus paseos por los campos de nubes recién segados, Jairo encontró al Sol secándose las lágrimas con el jirón de un cirro.

-¿Por qué lloras? –le preguntó el pequeño.

-Porque hace días que escucho a una avecilla cantar cada mañana a las estrellas; y yo, a pesar de todo mi poder, jamás podré ver a ninguna.

El Niño se quedó pensativo. Deseaba encontrar una solución para devolverle la sonrisa.

-¿Sabes? –dijo al fin-, justo ayer me tropecé con una pequeña estrella lamentándose porque jamás podrá verte. Y en su sollozo, dejaba escapar diminutas gotas de luz que se convertían en cristal al llegar al suelo. –Jairo metió una mano en el bolsillo para sacar su saquito de canicas-. Aquí está, aquí tienes a tu estrella.

El Sol no podía creerlo, tomó las esferas de cristal entre sus manos y le dio las gracias al Niño.

-Ten –le respondió-, te devuelvo tu saquito lleno de mis mejores rayos para que busques a la estrella y se los entregues. Así ella tampoco estará triste nunca más.

Desde ese momento, Jairo Aníbal Niño, utilizó todos aquellos destellos para escribir historias que iluminasen al mundo.

NiñoCactus

Cumplimos 4 añitos recordando a un gran Escritor

Usted
Usted
que es una persona adulta
- y por lo tanto-
sensata, madura, razonable,
con una gran experiencia
y que sabe muchas cosas,
¿qué quiere ser cuando sea niño?

Jairo

11 comentarios:

Gonzalo dijo...

Me ha gustado mucho!
Feliz año; seguimos en contacto y participando,eh!
Un saludo.

Elchiado dijo...

aquí en este rincón, aunque el fondo esté pintado en negro, todo el rato se está "dando luz"... no dejéis de hacerlo, por favor, que en muchas ocasiones otros hilamos destellos con las luminarias que nos salpican desde vuestro reino de luz.

Un abrazo con candil

Rubén dijo...

Precioso como un amanecer...
Cada vez mejoran tus relatos, es un placer leerlos, feliz año.
Un abrazo

Maite dijo...

Precioso homenaje, este relato es un trocito de cielo que seguro que le ha llegado a él, allá donde esté. Un abrazo.

su dijo...

Grandioso.
Un beso :)

Patricia dijo...

Bello!
Feliz año niñocactus.

el fantasma dijo...

cuando sea niña quiero ser pipi

Jesús dijo...

Enhorabuena por el blog, pero especialmente por los cuentos. Algunos son espléndidos.

Os he oído hoy mismo en la radio y he venido corriendo a leer unos cuantos. De verdad, ha sido un hallazgo estupendo.

No dejéis nunca de escribir.

Baizabal dijo...

Lo preferiría sin la explicación final, le quita encanto al homenaje.

Saludos

telmo dijo...

Ayer me pareció escuchar su voz, solo pude escuchar el final y, como el que escucha una piedra caer dentro de un estanque, se me hizo corto.

Felicidades por sus cuatro años y por querer compartir todo esto con nosotros.

Un abrazo. Cierre los ojos, pida un deseo y sople fuerte.

Anita Dinamita dijo...

Qué lindo!!! Es muy especial, como lo fue Jairo, y los cuentos que afortunadamente dejó para el disfrute de todos y todas.
Un abrazo de FELICIDAD y Felicidades