miércoles, 19 de mayo de 2010

Etiquetas

Mañana va a llover, comenta el hombre del tiempo. Madre se levanta y comienza a sacar las cosas de la mochila. Me quedé sin excursión. Siempre pasa lo mismo: no vaya a ser que me moje o coja frío. Igual lo que teme es que me divierta. No es justo. Odio la meteorología, los telediarios, los mapas llenos de nubes. Me levanto, y voy corriendo a llorar en la alacena rodeado de botes de conserva que dicen: “Conservar en un sitio fresco y seco”.

NiñoCactus

7 comentarios:

Gonzalo dijo...

También yo, prefiero -sino el calor- por lo menos la luz del sol.

Un veraniego saludo, NiñoCactus.

Rufino U. Sánchez dijo...

Me gustó el texto de la primera entrada que has eliminado.

Salu2

Anonima Mente dijo...

Lo peor es que las previsiones no sirven de mucho en algunas ocasiones, y que es mejor mojarse con la lluvia que con las propias lágrimas.
Un saludo

Adivín Serafín dijo...

A mi me molesta que mi madre simplemente mire el tiempo. Sabe leer entre líneas. Si dicen que llueve, posiblemente sean algunas gotas por la noche. Si dicen que va a nevar, lo mas seguro es que sea solamente en las altas montañas. Siempre acierta. Pero lo que más me molesta es que mire el tiempo, sepa el tiempo que va a hacer y siga sin dejarme ir a la excursión porque sabe adivinar mis futuras notas.

Blogsaludos

el fantasma dijo...

qué manía... :(

Der Kleine Zürcher dijo...

¿Por qué no dejarse sorprender? ;-)

Virginia Vadillo dijo...

Este es el que más me gusta de los tres con esa frase. Me recordó a un libro infantil sobre un niño que nace de una lata de conservas... solo que el tuyo vive en ella, jeje
Los otros dos también son muy buenos de todas formas :)
Besos!