martes, 8 de septiembre de 2009

La historia de siempre

Tampoco la sirena, con sus cantos, consiguió que él se quedara.

NiñoCactus

3 comentarios:

Der Kleine Zürcher dijo...

Tan real como la vida misma.
Desgraciadamente, la historia de casi siempre...

belula dijo...

Pobre sirena...qué solita se quedó!...

Sara, la nómada paranoica xD dijo...

No hay nada que detenga a las personas, a veces ni tan siquiera el amor.