jueves, 6 de agosto de 2009

Historias de los pasos de cebra I

Camina despacio, con la mirada perdida. Lleva un libro entre sus manos, desde donde me encuentro no consigo adivinar cuál es. Sólo pienso: que mire, que mire, que me mire. Lo pienso tan fuerte que me da miedo que lo escuche. Pero no lo hace y sigue caminando. Cuando llega a la otra acera se pierde entre la gente. Alguien, estacionado detrás de mí, pita.


No, no puede ser. Debería haber hecho algo. Ojalá pudiera echar atrás el tiempo.


Camina despacio, con la mirada perdida. Bajo la ventana del coche y la llamo. Qué vergüenza, pienso, y qué le digo ahora. Pero va escuchando música y no me oye. Me pregunto qué canción sonará en ese momento, y me imagino bailando con ella en mitad del paso de cebra. Sigue caminando. Cuando llega a la otra acera...


Un momento. Si antes conseguí retroceder unos segundos, por qué no iba a poder hacerlo otra vez.


Camina despacio, con la mirada perdida. Toco el claxon. Ella, sobresaltada, echa a correr hacia la otra acera y se pierde entre la gente.


¿Y si dejo el coche? ¡Eso es! Si voy andando me la encontraré de frente.


Camino despacio, con la mirada fija en la otra acera. Pero ella no aparece.


Hay historias que no se darán jamás.



NiñoCactus

7 comentarios:

Der Kleine Zürcher dijo...

"Hay más lágrimas derramadas por las plegarias atendidas que por las no atendidas" (Isabel Coixet: "Cosas que nunca te dije").

¿Continuará? ;-)

Saludos desde un caluroso Madrid :-)

Atenea dijo...

Notas un golpe pequeño en tu hombro, piensas ¿será ella?. Te giras despacio con una sonrisa en tu boca. Era un policía local que te dice moviendo su enorme bigote: "Señor ha dejado mal aparcado el coche. Retírelo sino quiere que le multe".
Pero al mirar al frente ella venía hacía ti. Te mira y te sonríe, te ha reconocido. Dejas que te multen, que se lleven tu coche, que el policía hable sin parar pero tu ya estas bailando con ella en mitad del paso de cebra.

ana dijo...

labios que nunca se van a juntar...
besosss

Anónimo dijo...

Hace mucho que le leo, soy un chico de 44 años (me gusta emplear aun la palabra chico a pesar de la edad). SUS HISTORIAS SON HERMOSAS. Mi generación no esta habituada al uso del internet nos pillo un poco mayores y me resistia a escribirlo pero su historia de hoy me conmovio. Hace unos años perdí a la persona más maravillosa del mundo, no super ver lo que tenia ante mi ojos y su historia en parte me recordo mi propia historia. El motivo de este comentario no es otro que el de invitarles a que abran los ojos y no dejen escapar lo que muchas veces tenemos delante de nosotros y no vemos. No dejen marchar a la chica del paso de cebra. Corran detrás de ella. Perdone mi escritura no es muy buena y solo pretendia compartir con usted y todos sus lectores esto.
UN CHICO SOLO.

NiñoCactus dijo...

Principito: qué gran película de Coixet. Supongo que continuará, cada uno por separado, pero continuará... No se preocupe encontrarán a alguien.

Atenea: gracias por arreglar mis desencuentros (le voy a contrartar para escribir mi vida, jeje)

Ana: mmm, esos momentos en La Tertulia... "De grande no quisiera ser mayor". Besos "apañaos"

Chico Solo: gracias por sus palabras, por compartirlas. Ojalá encuentre a otra persona (o se vuelva a cruzar con la misma) y la próxima vez firme como ChicoAcompañado. Un abrazo de garabato

belula dijo...

Yo quiero un chico de paso de cebraaa...!!!!...jejejeje....;P
Así las mañanas para bajar trabajar serían más divertidas...jajaja!!!!

el fantasma dijo...

hala!!
es genial!
y cierto!
:(