lunes, 17 de noviembre de 2008

Cerca-Lejos

-¿Ves esas dos estrellas? Son las únicas que brillan esta noche. Disponen de todo el cielo pero han decidido estar juntas, una al lado de la otra. Igual que tú y yo que podríamos hallarnos ahora en cualquier parte de la Tierra y sin embargo estamos aquí los dos sentados en el mismo banco.

-¿Ves esas dos estrellas?, le responde. A pesar de que parecen estar juntas se encuentran a miles de millones de kilómetros de distancia...

Él las mira, se queda pensando y dice bajito: “Pues parece que están juntas”. Pero ni él mismo se escucha porque ya está muy lejos de allí.


Niñocactus

9 comentarios:

Sara, la nómada paranoica xD dijo...

jo, me encantan tus cuentos, a ver si algun dia me dedicas uno a mi. de ilusiones tambien se vive.

Milana dijo...

Quizá en otro banco en el que alguien, en ese mismo instante, mira dos estrellas brillar en el cielo y le siente al lado...

Una piedra para ti desde la segunda estrella a la derecha camino de la mañana :)

belula dijo...

A veces estamos al lado de personas, y sin embargo nos sentimos a millones de km....

Anónimo dijo...

(*)

Vie[n]na dijo...

sniff
sniff

Anónimo dijo...

Cuánto tiempo sin pasarme por aquí... y como siempre una delicia!!!
... pues yo siempre ando buscando las estrellas, vamos, la primera estrella para pedirle voluntad... y el caso es que el otro día van y me dicen que lo primero que aparece brillando en el cielo de la noche es la estación espacial MIR...!!! desde entonces, la MIR es la estrella de mis voluntades... pues eso!
Un besiño

Puri dijo...

Pobrecito, lo han mandado lejos de allí de una patada con esa frase "A pesar de que parecen estar juntas se encuentran a miles de millones de kilómetros de distancia... ".

cuentonuevo dijo...

Sara: ya investigaré, seguro que tiene una buena historia que contar ;P

Milana: pero él todavía no lo sabe

Belula: o las sentimos a miles de kilómetros

Anónimo: (*) para que brillen juntas

Vienna: tenga, le dejo mi pañuelo

Besiños: seguiremos buscando estrellas

Puri: una auténtica patada voladora...

Cecilia Varela dijo...

ahhhrrgg... la ilusión de la cercanía...
que gran texto señor niño cactus.
mis reverencias