jueves, 8 de mayo de 2008

Perdone, para ir a...

Es muy fácil, sólo tiene que seguir por la avenida y torcer en la tercera calle a la derecha, justo donde está la tienda de… Pero él no escucha más, se ha perdido en la curva de sus labios. La mira atentamente.

Ella alarga la explicación todo lo que puede. Se para en los detalles. Busca otra pregunta en su mirada. Sonríe nerviosa.

Finalmente se separan. Ella decide atajar y esperarle allí donde le ha dicho que va. Pero él, como no atendió a las indicaciones, nunca llega.

Niñocactus

7 comentarios:

depeapa dijo...

Cuentas tanto con tan poco...
precioso!

Jill dijo...

¡Pero es muy triste! ¿No podría haber vuelto a preguntar? ¿No podría haberle acompañado ella?

T_T

Anónimo dijo...

Ay... primero la una ama demasiado rápido y el otro demasiado lento, ahora la una habla y el otro no es capaz de escuchar... tienes que darles un cuento en el que SUS momentos por fin se crucen y se abracen porque... se encontrarán... no?

"siempre hay en el mundo una persona que espera a otra... y cuando esas personas se cruzan y sus ojos se encuentran... sólo existe aquel momento y aquella certeza increíble de que todas las cosas fueron escritas por la misma mano... que hizo un alma gemela para cada persona que trabaja, descansa y busca tesoros bajo el sol..."

Besiñoooos

Potter dijo...

Siiiiiiiiiiiiiiiiii, es genial, sería un grandisimo honor hacer una que otra ilustración de tus cuentos, gracias. Deberé sentarme a dibujar, jeje, ya tengo tarea.
Si, los dibujos de esta chica son súper bonitos, no le piden nada a las grandes ilustraciones, me fasinan.

Te mando un abrazo muy fuerte. Ya había pensado en hacerte un e mail para saludarte, de todas formas lo haré.

Un abrazo bien, bien grande, hiciste mi día como siempre.

Te cuidas!!!!!!

Isrra

Anónimo dijo...

Hay momentos en que parece que hablemos idiomas diferentes... y vivamos en universos paralelos (o perpendiculares!!) entonces dan ganas de correr o ir muy despacio hacia ningún sitio..., pero para eso hay que tener voluntad... porque puede ser que así se coincida por fin en el momento idóneo... o que no se vuelva a coincidir jamás...

cecilia varela dijo...

Adoro lo decepcionantemente hermosos finales de tus cuentos.

cecilia varela dijo...

decepcionantemente
es una palabra muy larga
sepa disculpar