lunes, 28 de enero de 2008

Tiempo I

No funcionó. A pesar de quitar las pilas a todos los relojes, de apagar la luces, de minimizar las sombras e, incluso, de contener la respiración, el tiempo siguió su curso. Y aquel, que había sido el día más feliz de su vida, terminó.
Niñocactus

3 comentarios:

Ning0 dijo...

M U Y bueno.

Rayuela dijo...

Me parece genial, corto, rotundo, desgarrados, como las cosas que escribe Galeano.

Anónimo dijo...

que triste!