martes, 1 de enero de 2008

Hombre para el lobo

El lobo alzó la cabeza y miró al cielo. Una luna completa comenzaba a asomar por el horizonte. Como cada veintiocho días, poseído por una maldición milenaria, el cuerpo del lobo comenzó a transformarse, paulatinamente, en el de un ser humano.

El resto de los componentes de la manada huyeron, horrorizados, del depredador.

Ning1

2 comentarios:

Ning0 dijo...

Muy original. Me ha gustado.

Anónimo dijo...

Al leerlo mi amigo Hume ha encontrado el origen de su tropo.