martes, 16 de octubre de 2007

Declaración de principios

Apresura el paso aunque no sabe adónde ir. Sus manos, su frente se cubren de sudor. La boca se le seca y el corazón le late en la garganta con las palabras pronunciadas. Sabe que le descubrirán. Que nada se puede ocultar para siempre. Que tarde o temprano se encuentra al que ha dicho la verdad.

Niñocactus

6 comentarios:

Ning0 dijo...

Es cierto. La lástima es que, a veces, se le encuentra demasiado tarde.

itoitz dijo...

Totalmente de acuerdo, la verdad prevalece...

aitana dijo...

...y al fin, en su primera cita, un solpo de viento arracó el sombrero del Hombre Molinillo y su imposible proyecto de novia salió corriendo, horrorizada... "no corras", dijo el Hombre Molinillo... "no te marches"... "antes era peor-pero la chica se perdía en el horizonte-antes era un Niño Cactus".

aitana dijo...

es mejor una manivela muele-cerebros o un puñado de espinas?

Anónimo dijo...

Mejor un Niño Cactus seguro!!!
Besiños mil desde la tierra de Mafalde ché!!

aitana dijo...

una imagen muy interesante... un cactus frente al espejo, afeitándose las espinas... podría ser una ilustración muy graciosa...