martes, 6 de septiembre de 2011

Madrastra

Ella ha pasado casi un año leyendo, cada noche, las historias de Blancanieves, La Cenicienta o Hansel y Gretel, bajo la fría mirada del pequeño.
Hoy el niño le entrega otro cuento: Pinocho.
Por primera vez, antes de acostarse, el espejo no responde ante sus lágrimas: “Tú, mi reina”.

NiñoCactus

12 comentarios:

montse dijo...

El niño la ha puesto a raya.

Gala dijo...

Niño listo.

Beso.

Rosa dijo...

Inquietante, si.

Besos desde el aire

Torcuato dijo...

Qué rabia. No lo pillo.
Un abrazo, NiñoCactus.

Torcuato dijo...

Por cierto, muy bueno tu gusto musical.
Felicidades.

NiñoCactus dijo...

Iba a cambiar un detalle del micro pero me he dado cuenta por los comentarios de que, sin él, se puede entender de dos formas: por el lado tierno o por el inquietante. Luego te mando un correo y te cuento mi versión.
Un abrazote con galletas y mil gracias por los comentarios.

Maite dijo...

Buena intervención en las justas ;)

montse dijo...

Hey! Eso no se vale! Yo también quiero saber tu versión! (Soy un poco criatura, a veces). :)

Elysa dijo...

Eso de la fría mirada da un poco de miedito...

Besitos

depropio dijo...

Muy agudo, Niñocactus. Los cuentos (y los malotes) dan mucho juego...

Aurora dijo...

Muy bueno. Creo que ella ha pasado el periodo de prueba.

Citizen_0 dijo...

Cada uno expuso su forma de ver la situación. La comunicación,no siempre tiene que ser verbal.

Muy, muy bueno, me encanta cuando haces pensar y dejas que nos quedemos con el final que queramos.

Un placer leerte, como siempre.