domingo, 12 de diciembre de 2010

Escapadas

Recuerda a papá que baje la tapa, encárgate de que tu hermana deje la trampilla suelta y vigila que el abuelo apriete los muelles con fuerza.

Estoy segura de que di todas las instrucciones y sin embargo la caja no se abre, el agua ya me llega por la barbilla y yo empiezo a preguntarme si mi marido, el Mago Fredy, habrá encontrado el bigote falso del hombre bala entre nuestras sábanas.


Ning1

6 comentarios:

Anita Dinamita dijo...

Muy bien, ¿por qué habremos dado otra vez con la tapa? pero has salido airoso de la propuesta. Me gusta mucho

Maite dijo...

Muy bueno, jejeje, ese final me ha pillado totalmente desprevenida. Un abrazo destapado

Juanlu (Luiyi) dijo...

jajajaja...muy bueno, espero que Fredy no entontrara el bigote.

el fantasma dijo...

oh oh....

Una Resaca Cualquiera dijo...

Nunca la venganza se sirvio tan fria

Baizabal dijo...

Bien llevada la tensión del texto, me gusta.

Un abrazo.