domingo, 11 de julio de 2010

Quién se atreve a decirle a una madre...

La carne rebozada fría no vale nada, le explicamos al camarero cuando nos negamos a abonar el precio del segundo plato. Pidió que esperásemos un minuto, y fue a hablar con el maître el cual, a su vez, avisó al cocinero. Éste, por su parte, llamó al proveedor, quien se puso en contacto con el transportista para que fuese a buscar al ganadero y, así, traer a Florinda la vaca, madre del ternero sacrificado. Cuando vimos su rostro afligido al entrar en el restaurante sacamos rápidamente la billetera... Y hasta dejamos una generosa propina.

NiñoCactus

6 comentarios:

el fantasma dijo...

O_O
demasiado...

su dijo...

Pobre Florinda, encima pasando el mal trago...

Un abrazo.

Anita Dinamita dijo...

Genial!
¿Y no ganaste?

Víctor dijo...

Pues era muy bueno éste. Tenía un enfoque muy original. ¿No hubo suerte?

Un saludo.

koveri dijo...

Lo que no haga una madre por un hijo... no lo hace nadie ;)

NiñoCactus dijo...

Fantasma: ^_^

Su: esas sufridas madres... abrazo de postre

Anita: gané sus comentarios, que son el mejor premio.

Victor: el "problema" es que hay un nivel muy alto. Al menos la diversión no nos la quita nadie.

Koveri: totalmente de acuerdo