martes, 20 de abril de 2010

Sabiduría

En plena batalla, el dragón se supo perdido cuando el niño dudó de su existencia.


NiñoCactus

13 comentarios:

Elchiado dijo...

Los niños tienen esa maravillosa llave, la de la fantasía, la de hacer encaje de bolillos con la realidad, por cruda que pueda ser. Un abrazo.

Patricia dijo...

Imagino la cara del niño..
saludos desde la mitad de la tierra_

Mónica dijo...

Entrañable capacidad de jugar e imaginar. Un abrazo

el fantasma dijo...

claro, sólo existía en su mente!

Arha dijo...

pobre dragón!
y pobre niño!

Citopensis dijo...

Dudar.

Que verbo más duro para un niño.

Y para un adulto.

Un saludo.

telmo dijo...

¿dónde irán los sueños cuando no los conseguimos?, porque a algún sitio tienen que ir, aunque creo que al final los sueños no son más que una excusa, pero una excusa muy gorda; son la excusa para vivir.
(fragmento del monólogo de Leire de la película "Piedras")

voy a soñar un poquito

Citlalinushka dijo...

Joven Cactus de los mil colores, estos ejercicios cortos son una delicia.

Ojalá que todo por allá vaya bomba, salud porque la inspiración se meta en su sueños y le cuente un cuento de piratas y ruinas de ciudades perdidas.

Max dijo...

brillante... te felicito
http://www.relatosdeundesquiciado.blogspot.com/

Der Kleine Zürcher dijo...

La duda puede con la ilusión...

Prefiero refugiarme en mi parcela de ingenuidad... y soñar :-)

Un abrazo

Virginia Vadillo dijo...

Me encanta tu blog!! Escribes unos cuentecillos geniales, llevo un buen rato leyéndote sin parar!
Seguiré por aquí!
Besos!

mis largos pies dijo...

Qué maravilla de línea.

M dijo...

qué bonito, qué cuento más bonito!!!!... y yo que hacía tiempo que no me paseaba por tus palabras, voy a darme una vuelta a ver si (me) encuentro.