viernes, 26 de diciembre de 2008

Almohadas

No podía dormir, se me habían desvelado los ojos y las preocupaciones colgaban del techo como un móvil del que no era capaz de apartar la mirada. Empecé a descontar ovejas. Sabía de sobra que aquel desfile de peluches de lana no serviría y cuando llegase a la última estaría igual. Una..., y ninguna. Odio ser tan predecible. Me giré hacia la izquierda y me abracé a la almohada. Esa noche andaba un poco desesperado así que decidí probar suerte.

-Oye..., sé que no hablamos mucho pero..., no sé, dicen que sois buenas consejeras y... -Empecé por ahí y acabé contándole todo lo que me preocupaba. Pero nada, no hubo respuesta.

A la mañana siguiente me dirigí al Departamento de Almohadas del centro comercial.

-Perdone, sí... Mire, hace unas semanas realicé un cuestionario para adquirir una almohada personal y me temo que debe haber algún error con la que me dieron.

-¿Qué ocurre?

-Que no habla.

-No se preocupe, si sólo es eso llévese esta otra.

Esa noche no pude pegar ojo. Era imposible hacerla callar. Que estuviese tranquilo. Que si conocía a un chico que había tenido el mismo problema y al final acabó solucionándolo no sé cómo. Que si conocía otro caso que se había complicado al final, aunque luego resultó que, en el fondo, era lo mejor que podía haber pasado... Yo opté por irme al sofá. Necesitaba descansar un poco. Ella se quedó en la cama cacareando.

-Quiero mi almohada, la que traje ayer.

-¿No le fue bien la nueva? -Mi mirada con los ojos aún hinchados y enrojecidos hizo que el dependiente no terminase la pregunta-. Está bien. No hay ningún inconveniente en cambiársela.

Llegué a casa y me fui directo a la habitación. Necesitaba echarme un rato. Coloqué la almohada y dejé caer mi cabeza sobre ella. Entonces lo noté, un tímido beso en mi mejilla. Sólo recuerdo haber sonreído justo antes de cerrar los ojos. Al despertar ya había tomado una decisión.


Niñocactus

9 comentarios:

Sara, la nómada paranoica xD dijo...

Seh, a veces tan solo escuchar y un abrazo o un beso basta. Feliz navidad a ti tambien!

belula dijo...

Ooooooh!!!!!.....me ha encantado......qué dulce este cuento!....precioso niño!. Besazos

telmo dijo...

Que más se puede pedir a alguien que te escuche, te ayude a tomar decisiones y te de un beso por las noches. Que el mundo se llene de almohadas.

Feliz 2009. El abrazo más sincero.

Aurora dijo...

Delicioso
:)

Siempre una delicia leer tus pequeños grandes relatos. Los haces con los mejores ingredientes..ecológicos, orgánicos, dulzura, humor, ingenio, imaginación...éste en concreto me ha encantado.

!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

Un beso en la mejilla y boas festas!
;)

vertigoazul dijo...

Niñocactus, le deseo las más bellas letras para el año que comienza pronto... porque usted sí que sabe usarlas!!!
J.

el fantasma dijo...

:)
sonrío
adoro esa almohada,quiero una.

cuentonuevo dijo...

Sara: a veces sólo necesitamos hablar, dejar salir todo, vaciarnos...

Belula: me encantó tu oooh...

Telmo: nada más para pedir y todo por encontrar...

Aurora: y una pizca de ternura... abrumado por su comentario...

Vértigo: mmm, un gran deseo que espero que se cumpla

Fantasma: y yo que creía que los fantasmas llevaban sábana pero no almohada jeej

Niñocactus

Cecilia Varela dijo...

convertirse en sueño?

Der Kleine Zürcher dijo...

¡Mágico! Este me encanta :-)

Probaré esta noche con mi almohada...